dilluns, 2 de gener de 2012

ESCALADES AL PEDRAFORCA

ITINERARIOS

-Sin duda alguna, el Pedraforca es y será conocido por una serie de ascensiones que nunca pasaran de moda, cuyo reclamo no es el grado en sí, sino la belleza y el romanticismo que les rodea. Vías como la Estasen, la Homedes, el Gran Diedro, la Civis-Genís y cómo no, El Camí del Tro, son las líneas más solicitadas con diferencia del resto del repertorio, que ronda actualmente entre las 170 vías de todos los estilos y dificultades. Cabe resaltar el gran contraste entre los itinerarios de la cara sur, prácticamente equipados y sobre roca excelente, con los de la muralla norte de características mucho más discretas y alpinas. Por norma general, las escaladas de mayor grado serán las más fáciles de reseguir puesto que encontraremos más seguros y mejor roca, mientras que las más asequibles exigirán un instinto más desarrollado a la hora de acertar el itinerario y protegerse correctamente. Extraviarse en terreno descompuesto conlleva un riesgo añadido a la aventura, que no se solventa con un buen nivel de escalada deportiva. Dominar un 7º grado bien asegurado con parabolts, no justifica de ninguna manera estar a salvo de una posible caída en un IIIº expuesto. Asimismo, poder rapelar cómodamente de una vía difiere totalmente de no poder hacerlo. Bajarse de una Estasen por poner un ejemplo, requiere de mucha más técnica que subirla, es lo que normalmente evaluamos como el compromiso de una ascensión. Así pues, el Pedraforca es una gran escuela con mayúsculas, donde cada escalada es una nueva lección; solo falta elegir bien el objetivo, para no adelantarnos de curso sin haber aprobado el anterior. En un terreno de aventura como este, no podemos subestimar ni tan solo las tímidas nubes de decoración, porque tenemos muchas posibilidades de salir echando chispas.
En definitiva, al "Pedra" hay que aproximarse con mucho respeto, sabiendo de antemano a donde vamos, y con la energía suficiente para después de la cumbre volver holgadamente al vehículo. Si no es así, tendremos todos los números para pasarlo mal, y formarnos una idea del todo equivocada de una montaña exuberante de verdad, pero difícil de intimar.

- A continuación, una acurada selección de los itinerarios más representativos, servirá para dar una buena idea de las características de cada pared y las exigencias necesarias para escalarlas.



MURALLA NORTE

La mayor parte de las vías de la cara norte transcurren por fisuras y diedros de corte atlético, el artificial es escaso y se limita al uso de pitones y fisureros por lo general. Su roca calcárea va del 3 al 10, siendo el 3 un discreto cuarteado tipo dolomítico donde hay que prestar mucha atención. En conjunto encontraremos un poco de todo aunque en los pasajes más difíciles, donde la homologación es más frecuente, las presas son más fiables y los seguros más cercanos. La regla de oro de esta muralla consiste en evitar escaladores por arriba, sinónimo de caída de piedras garantizada. No es que la gente sea mal intencionada, es que la formación de hielo en invierno es propicia a cuartear la roca pese al repetido paso de las cordadas. En cuanto al equipamiento no se regala nada, los pitones están en el sitio justo y algunos parabolts ostentan su cuerpo serrano en lugares donde el destino favoreció o disgustó, según con la óptica con que se mire. La mayor parte de las reuniones de las vías clásicas se pueden reforzar mediante clavos, fisureros o friends, si el equipamiento es justo. En ningún caso encontraremos equipamientos generosos al estilo de la cara sur, ya que el terreno no se presta y es totalmente dispar; para ello será imprescindible llevar el juego de fisureros, cintas largas, cordinos varios y friends al gusto para la mayor parte de los itinerarios. En cuanto a la dificultad insistir a los principiantes, que los recorridos aparentemente más fáciles como la Pany o la Estasen, efectivamente son los más fáciles para extraviarse y montar un drama considerable. Para evitar esto en lo posible, además de rodaje y mucho manual, es necesario observar atentamente la pared y memorizar bien el itinerario, desde el refugio las proporciones engañan y más vale consultar -entrando a mano izquierda- una buena fotografía panorámica de la cara norte. Tener en cuenta que el desnivel de la pared central del Calderer es de unos 600 m. y que junto a la aproximación y la bajada exige un buen fondo físico para no caer rendido. Después de esto hablar de horarios es muy relativo y depende de la habilidad de cada cordada; como norma general en media jornada (4/6 h.) se realiza -salvo alguna excepción- cualquier vía de la pared en condiciones estivales. Como caso especial podemos anotar que para la vía Barrufets de la norte serán necesarias entre 8 y 10 h sin encantarse, dado su largo recorrido de más de 1000 m. Si las previsiones meteorológicas no son óptimas se aconseja liquidar el asunto a la hora del almuerzo por si la tarde se presenta movida, las tormentas del Pedraforca son como las de antes y con muchos voltios sueltos. El periodo ideal para escalar en la norte oscila entre medianos de junio a finales de septiembre. En cuanto a las ascensiones hivernales, la Pany y la Canal del Riambau son los objetivos más codiciados siempre y cuando las condiciones acompañen.

APROXIMACIONES
 - Para ir a la Dent de Cabirols solo bastará coger el camino transversal que sale desde el refugio Estasen dirección a la enforcadura, y justo antes de cruzar una amplia pedrera subir por su margen derecho improvisando entre el bosque. Cuando terminan los pinos, la pedregosa cuesta lleva en poco rato al pie de la pared (unos 40 min).
- La aproximación a la pared norte del Calderer se inicia desde el refugio por el bosque en diagonal derecha ascendente, hasta encontrar un primer torrente seco. Atravesado éste, el sendero remonta directamente la fuerte pendiente (señales blancas) hasta un resalte que se sortea por la izquierda y aparecen seguidamente las pintadas "Pany" y "Estasen". Para la "Pany" seguiremos remontando por la izquierda de la gran canal hasta llegar al pie de la pared, donde además encontraremos las vías Homedes y Mª Antònia-Estrems a su izquierda (45 min). Para acceder a la cornisa del sector central será necesario trepar el primer largo de la Pany y desviarse a mano derecha por una diagonal ascendente hacia unos pinos aislados donde empieza la travesía. En la evidente cornisa habrá que montar un corto rápel (15 m) para continuar por unos cables hasta el pie del Gran Diedro y de la Cerdà-Pokorski, la vira cada vez más estrecha y aérea termina bruscamente al pie de la Anglada-Robbins pudiendo servir de escape de la Columna de Picazo. Si cogemos desde la pintada hacia la "Estasen", atravesaremos la falda de la muralla hacia el oeste hasta otra enorme canal que lleva directamente a la base de la gran pirámide característica. Una vez en la base de ésta, y siguiendo por un sendero poco marcado hacia la derecha, conseguiremos llegar horizontalmente al pie de un amplio diedro muy marcado que habrá que trepar para seguir flanqueando hasta una solitaria aguja, el Dit del Riambau (1 h larga). Desde su collado arranca la vía Estasen y por la cornisa descendente entraremos en la Canal del Riambau. Para los itinerarios situados en la cueva de la Grallera será necesario remontar ésta canal y desviarse progresivamente a la derecha por el terreno más evidente (IIº/IIIº) hasta el pie de la herbosa rampa que culmina en la gran cueva característica (2 h). Para realizar el itinerario clásico de la Grallera o la vía Triple Directa, hay que tomar el camino principal hacia el Collado del Verdet, y desviarse por el segundo torrente más amplio (Canal del Riambau). Subiendo por éste, al poco rato encontraremos una canal a mano derecha muy tiesa que nos lleva directamente al inicio de estos itinerarios (45 min).

DESCENSOS
-De la Dent dels Cabirols y justo a la salida de la Civis-Genís se monta un rápel corto por la única canal existente (cuerda fija), descendiendo posteriormente por el bosque hasta encontrar el camino transversal que lleva al refugio en poco más de media hora. Si es necesario se puede volver a pie de vía contorneando la franja rocosa situada por debajo la pared calculando la maniobra.
-Para bajar de Cabirols Superior (vía Mª Antònia-Estrems), hay que descender por la cresta S.E. hasta atravesar paulatinamente a la derecha por el terreno más practicable dirección a la pedrera principal (1 h).
-Para bajar de la vía Homedes desde el Collet del Gat, se desciende a pie hasta encontrar la tartera principal y el sendero transversal que lleva al refugio (1 h). Desde la cima del Gat hay que montar, además, un rapel de 25 m hasta el collet mencionado.
-De la salida de la vía Pany (Collet de la Cova) se puede bajar andando siguiendo unas pintadas de color naranja hacia el Collet del Gat (algún destrepe), y luego seguir como el anterior. De lo contrario hay que proseguir hasta la cima del Calderer (largo y fatigoso) para bajar por la vía normal. Destacar que la mayoría de los itinerarios del sector central finalizan por la vía Pany por lo que hay que contar con un buen tramo adicional (IIº/IIIº) hasta el Collet de la Cova. Calcular 1,30 h hasta el refugio.
-Del sector de la vía Estasen es conveniente llegar a la cima del Calderer, descender por la frecuentada vía normal hacia la enforcadura, y bajar por la pedrera principal hasta el camino transversal del refugio (1,30 h). De las vías que terminan en el Pic Superior (La Grallera), hay que crestear dirección al Calderer y bajar hacia la enforcadura, o bien dirigirse hacia el oeste para descender por el Collado del Verdet (1,40 h).



    LA DENT DELS CABIROLS

1- Vía d'en Melchor (150 m. MD/A1). 1ª asc.: 26-VI-91 por Melchor Rodríguez, Joan Freixas y Manel Pedro “Gastón”. Escalada poco frecuentada pese a su llamativo trazado y semi-equipamiento. Contempla dos tramos de Ae en el muro central dada la escasez de fisuras de este sector vertical y monolítico de la izquierda de la vía Civis-Genís. Acaba por el último largo de la vía Pedro Giner (A1/Vº). Llevar algún clavo variado, fisureros y cintas largas.

2- Vía Pedro Giner (160 m. MD/A1). 1ª asc.: año 81 por M.Pedro, J.Parra y M.Arcarons. Un diedro muy marcado da pie a este rebuscado itinerario que no tiene más opción que aprovecharse de la vía Civis-Genís para seguir avanzando hasta poder desviarse al final. Poco repetida por su interés relativo. Llevar unos pitones variados, cintas largas y fisureros. Fue abierta en una lloviosa jornada al estilo Arcarons, mientras nadie gozó salir del refugio.
      
3- Vía Civis-Genís (150 m. D sup.). 1ª asc.: 7-VII-68 por Emili Civis y Genís Roca. Una primicia para todo principiante que se asoma al Pedraforca. Escalada super-clásica en buena roca donde se aprenden las técnicas más elementales. Inicio en un pino característico que sirve para despegarse del suelo y flanquear a la derecha para alcanzar un corto diedro hasta la R1. A la salida de ésta tenemos el paso clave de la vía al abandonar la fisura y pasarse a la de la izquierda. Un tramo más fácil lleva a una cornisa donde hay que atravesar nuevamente hacia la izquierda hasta localizar las bonitas fisuras de salida. Llevar fisureros y friends, encontraremos las reuniones montadas y los clavos necesarios en los pasajes claves. Muy recomendable.

4- Vía dels Dos (130 m. ED inf./A2). 1ª asc.: 2-X-81 por Juan Carlos Serrano y Joan Asín. Escalada atrevida y directa donde hay que dar la talla al completo a la mitad del primer largo forzando una fisura bavaresa muy lisa que hay que proteger adecuadamente. La parte superior no es tan extrema pero sí muy espectacular por el ambiente que va ganando progresivamente. Llevar fisureros, friends, aliens, cintas largas y algún clavo variado. Recomendable.

5- Vía del Guarda (120 m. ED inf.). 1ª asc.: 23-VI-76 por Joan Martí en solitario. Itinerario básico de esta pared por su elegante i sugestivo trazado prácticamente equipado. Primer largo en común con la vía Cerdà-Albert, para proseguir por fisura a la izquierda muy resbaladiza (6a+ o A1/Vº) que termina con una brusca travesía (izq.) a la reunión. La siguiente tirada es la más espectacular sorteando el techo dominante en libre (6b) o ayudándose de los pitones puestos. La última destaca por un corto pero difícil pasaje de diedro a la salida de la reunión (6a+ o Ao). Llevar cintas largas y los fisureros o aliends. Muy recomendable e indispensable para disfrutar de lo mejor de la Dent de Cabirols.

6- Vía Cerdà-Albert (200 m. MD). 1ª asc.: 7-VII-68 por J.Cerdà, L.Costa, A.Francesc y R.Albert. Recorrido evidente pero de interés escaso después de los tres primeros entretenidos y compactos largos. Escalada muy variada por diedros y muros con pasos técnicos, que desemboca en una gran canal descompuesta y fácil (oculta en el dibujo) que rompe la tónica de la ascensión. Llevar los fisureros, algún friend mediano y cintas largas. Prácticamente equipada con clavos y parabolts. Clásica y recomendable.

7- Vía Altivi-Flunch (160 m. ED-/A2). 1ª asc.: 15-VIII-86 por Carles Albesa, Miguel Antolín y Esteban López. Una brillante idea que gracias a los espits se enfrenta directamente por el desplome sin coincidir con ningún itinerario en cuestión. Bonita y completa escalada bien equipada, que en su día se forzó totalmente en libre (7c/8a) a cargo del malogrado Josep Mª.Alsina. Roca delicada al empezar el tercer largo. Llevar muchas cintas, los estribos y los fisureros por si acaso. Muy recomendable.

8- Vía Bages (100 m. MD/A2). 1ª asc.: 29-IX-74 por Jordi Camprubí, Jaume Mayordomo, Lito Gaztelu y Pep Correro. Acrobática y espectacular alternativa para saborear el mejor ambiente de la Dent de Cabirols y como espléndida salida a la vía Cerdà-Albert sin meterse en la dichosa canal. Aunque se encuentra prácticamente equipada, requiere cierta experiencia en el uso de los estribos en desplome y al salir de la segunda reunión de la Cerdà-Albert. Llevar muchas cintas largas, los fisureros, aliens y algún friend mediano-grande para la última tirada. Consultar en el refugio si hace falta algún clavo. Muy recomendable.

9- Vía Canas y Spits (120 m. MD+/A1). 1ª asc.: 31-V-93 por Joan Freixas, Toño Sánchez y Manel Pedro"Gastón". Escalada atractiva y difícil (V+/A1) que mediante un equipamiento generoso supera de forma elegante y directa los monolíticos muros de esta pared. Llevar los estribos y muchas cintas. Posibilidad de apurar algún pasaje de artifo. 

10- Vía Màgica (110 m. MD sup.). 1ª asc.: verano-81 por X.Martin, C.Giné y Piti Capella. Escalada por placas de calidad que resulta un sinuoso trazado semiequipado bastante repetido aunque algo herboso. La cuarta tirada utiliza el diedro paralelo (izq.) a la vía Cerdà-Albert antes de salir a la canal. Una vez en ésta, la vía prosigue por su flanco izquierdo aprovechando lo mejor del terreno en dos largos de V inf. (no visibles en el dibujo). Llevar los fisureros, aliens, cintas largas y cordinos para puentes de roca.

11- Vía del Gastón (100 m. MD/Ao). 1ª asc.: 26-XII-94 por Felipe Oblanca y Manel Pedro "Gastón". Itinerario prácticamente equipado con pitones y espits que supera lo más elocuente del extremo derecho de la pared. Llevar el juego de fisureros y cintas largas.




CABIROLS SUPERIOR

1- Vía Chiruca (340 m. MD). 1ª asc.: 25-VIII-01 por Alex Vives y Armand Ballart. Evidente línea situada a la izquierda de la vertical de Cabirols, donde una marcada fisura (L3) es la principal escusa de un itinerario poco interesante en conjunto, desequipado, y con una parte final poco definida y descompuesta. Para próximas repeticiones serán útiles los fisureros y algún clavo variado. Para coleccionistas.

2- Vía Mª Antònia-Estrems (350 m. D sup.). 1ª asc.: 24-VIII-41 por Maria Antònia Simó y Raimon Estrems. Toda una leyenda para revivir una época dorada. Sorprendente escalada que con una dificultad media de IV+ presume de un recorrido elegante y del todo variado. Su escasa frecuentación se limita al colectivo más romántico capaz de comprender el lenguaje de la pared y su roca. Algunos clavos abandonados son el anuncio de los pasajes claves (Vº) donde hay que prestar más atención. Llevar los fisureros y friends para reforzar algún tramo, y atención en acertar la salida correcta de la vía. Recomendable.

3- Vía Civis-Círia (350 m. D sup.). 1ª asc.: 4-VII-67 por Emili Civis y Julià Círia. Itinerario menos famoso que el anterior por lo que cuenta con menos repeticiones y peor roca en general. Inicio en común con la vía Mª Antònia-Estrems de la cual pronto se desvía por la derecha para situarse por un marcado espolón y saltar al otro flanco. Llevar algún clavo variado y demás artilugios al gusto. Para coleccionistas que disfrutan de lo auténtico.

   EL GAT

4- Vía Homedes (370 m. D). 1ª asc.: 8-IX-35 por F.Homedes, R.Albareda y B.Boixeda. La gran clásica por excelencia del Pedraforca por su sugestivo y bello recorrido. Roca buena en general salvo en las repisas y tramos fáciles. Se trata de una ascensión de III+/ IVº de media, en cuyo primer tercio encontraremos los pasajes más exigentes, destacando el paso de la "Z" donde unos clavos reforzados con cemento nos ayudaran a solventar un pulido obstáculo con ambiente garantizado (V+/A0). La figura del Gat, con un par de largos de IV+, se puede evitar por la derecha y salir por una evidente canal al collado (IIº). Llevar algo a discreción aunque la vía está prácticamente equipada con clavos y parabolts. Atención a la caída de piedras si hay gente por delante, y a no extraviarse por el gran diedro de la izquierda a la altura del tercer largo. Muy frecuentada por lo general. Imprescindible.

5- Vía Vaga General (75 m. ED-/A2). 1ª asc.: 20-VI-02 por Alex Vives, Xavier Bonatti y Joan Martí. Se trata de un evidente diedro situado en el margen izquierdo de la vía Pany, que enlaza de forma elegante y directa con la parte alta de la Homedes. El itinerario arranca en un gran bloque empotrado característico en el eje de la canal de la Pany, y se encuentra semiequipado con parabolts. Para próximas repeticiones llevar clavos, fisureros y friends.

6- Vía Barbé (150 m. D). 1ª asc.: verano del 41 por Vicenç Barbé y cía. Se trata de una variante poco repetida que enlaza la vía Pany con la vía Homedes a fin de esquivar el famoso paso de la "Z" facilitando así  la ascensión al característico Gat. De todas formas no es una alternativa muy interesante ya que nos perdemos lo mejor de la Homedes por un recorrido muy encajonado y tétrico (canal-chimenea de IIIº/IVº)) al fondo de la gran canal de la Pany. Llevar material a discreción. Para coleccionistas del sector.

  COLLET DE LA COVA

7- Vía Pany (520 m. PD). 1ª asc.: 20-VII-41 por Jordi Panyella, Lluís Morera y Joan Rodríguez. Es el recorrido natural que nos ofrece la pared norte del Pedraforca a primera vista. Aparte del primer largo donde hay que acertar la jugada (IV+), solo otro tramo del tercio superior exige ganar en diagonal los pinos característicos para alcanzar una canal oculta (IVº aéreo), o bien rodear el terreno por la izquierda (itinerario original) montando un corto descuelgue más arriba y destrepando a la canal oculta en cuestión. El resto configura una larga odisea de IIº/IIIº donde encontraremos algún seguro en los pasos claves y en las reuniones más obligadas. Existen largos trechos caminando donde las cuerdas más bien estorban y precipitan piedras al sector central donde por regla general hay más gente escalando. Llevar material según experiencia. Recomendable para conocer bien las entrañas de la muralla.

8- Vía Lunascente (260 m. MD+/A2). 1ª asc.: 29-VIII-09 por Maria José Chesa y Armand Ballart. Escalada muy variada y exigente que visita la característica mancha naranja de la muralla N. Después de un monolítico zócalo de entrada, el itinerario aprovecha la fisura más marcada para superar el desplome y continuar por el eje del espolón a la izquierda de la vía GEP. Cabe resaltar, que si bien la primera mitad es técnicamente exigente pero disfrutona, la segunda es muy angustiosa debido a un terreno muy fracturado y laberíntico. Llevar fisureros, cintas muy largas, aliens y doble juego de friends hasta nº3 ( uno del nº4 imprescindible). Para asiduos.

9- Vía G.E.P. (250 m. D sup.). 1ª asc.: 18-VI-67 por J.A.Ibañez y E.Martín. Misterioso trazado poco definido en general del cual se ignoran repeticiones. El ataque se sitúa a la derecha del prado característico de la vía Pany, para superar el amplio espolón que destaca entre el Gat y el Calderer. Llevar un poco de todo y mentalizarse para una aventura especialmente exigente por su roca delicada, sobretodo en su segunda mitad. Recomendable para los aventureros más fanáticos con experiencia contrastada.

10- Vía del Tronc (140 m. MD/A1). 1ª asc.: 20-junio-71 por Jose Manuel Anglada, Miquel Muñoz, Joan Cerdà, Felicià Plana y Salvador Ubach. Esta bonita ruta arranca desde el prado de la vía Pany hacia el techo horizontal característico (V+) pasando por unos troncos secos (R1) que le dan el nombre. Superado el techo en A1 la vía prosigue por un marcado diedro muy abierto (IVº/IV+) en tres compactos largos. Llevar cintas largas, los fisureros y friends al gusto. Muy recomendable como salida directa de la Pany o del Gran Diedro. Atención a la caída de piedras si hay gente saliendo por la vía Pany.

11- Vía Anglada-Cerdà (120 m. D sup). 1ª asc.: 2-VII-72 por Jose Manuel Anglada y Joan Cerdà. Variante de salida poco frecuentada que se localiza al fondo de la canal del rápel de la vía Pany hacia la derecha. Subir la canal-chimenea para situarse sobre un bloque característico (IVº) y por la derecha sortear el desplome (V+). Una vez en la arista remontar por terreno fácil (IIIº) hasta un largo trecho caminando que termina al pie de unos bloques. Superar el último tramo vertical (V+) prosiguiendo por un fácil espolón hasta la cima del Calderer. Llevar los fisureros.

  SECTOR CENTRAL CALDERER

12- Esperó del Refugi (80 m. MD+). 1ª asc.: 8-IX-08 por Jordi Gallardo "Punky" y Armand Ballart. Escalada totalmente equipada con parabolts y algún clavo, que supera directamente el espolón que delimita el flanco izquierdo del sector central, justo donde empiezan la cornisas de acceso de los itinerarios que vienen a continuación. Vía disfrutona e ideal para combinar con otros itinerarios al estar cerca de los rapeles de bajada. Llevar 9 cintas largas. Roca muy buena excepto los primeros 15 m. Muy recomendable. 

13- Vía Sánchez-Gil (100 m. MD+/A2). 1ª asc.: 24-IX-67 por Josep Sánchez y Xavier Pérez Gil. Itinerario poco repetido que utiliza una rectilínea fisura para progresar por el plomado sector mediante un contundente artificial a base de pitones y tacos de la época. En lo alto de la fisura acostumbra a bajar agua si ha llovido recientemente por lo que representa el tramo más tétrico de la ascensión. No confundirse con la fisura paralela de la izquierda que también hay material y por poco no está terminada. Llevar cordinos, unos 8/10 pitones largos variados, fisureros y friends medianos-grandes para evitar algún taco. Para asiduos del sector.

14- Vía Antaviana (130 m. ED/Ae). 1ª asc.: 18-VIII-86 por Jordi Verdaguer y Xavier Martín. Sin duda la vía más monolítica del sector central y por consiguiente la más extrema de este sector hasta el momento. Empieza justo en el rapel de la cornisa (R0) con tendencia a la derecha hasta un pino (R1). Dos mantenidos largos de sinuoso muro conducen a la fisura de salida sin menguar la dificultad. Una pequeña obra maestra de estos buenos aperturistas de la época de los 80. Itinerario semiequipado con buriles y algún clavo. Roca excelente. Llevar 12 cintas largas, los estribos, fisureros, aliens y friends. Para asiduos del sector y fanáticos, pocas repeticiones.

15- Vía del Gran Diedro (150 m. D sup.). 1ª asc.: 7-Julio-57 por Jose Manuel Anglada y Francesc Guillamón. La vía más repetida después de la Homedes. Magnífica ascensión prácticamente equipada que ofrece unos atléticos y bellos pasajes de diedro en roca muy buena pero pulida en general. Normalmente se accede por la cornisa desde la vía Pany para ir más rápido al asunto, pero cabe destacar que la entrada original es igual de rápida y lleva de forma más directa al pie del diedro sumándole 150 m más de escalada por muros y rampas de mediana dificultad (solo un pasaje de IV+). Reuniones equipadas para rapelar (parabolts) con posibilidad de retirada por la cornisa previa trepada del rápel (15 m. III+). Llevar los fisureros y friends al gusto. Muy recomendable y cita indispensable.

16- Vía del Espolón Central (180 m. MD+/A2). 1ª asc.: 28-noviembre-67 por Josep Sánchez y Ramón Galí. Escalada atractiva y elegante que recorre el flanco derecho del Gran Diedro entrando por un característico diedro adosado donde se concentran los pasos más exigentes. Cabe anotar que la cordada formada por Joan Coll y Josep Planes ascendieron con anterioridad (4-IX-66) gran parte de este itinerario entrando por una vistosa fisura a la derecha, desde la vía Cerdà-Pokorski. Para ambos casos llevar algún clavo variado, los fisureros y friends medianos. Los últimos largos son comunes y superan una atlética fisura-chimenea prácticamente equipada. Muy recomendable.

17- Vía Ritual Extrem (330 m. MD+/A1). 1ª asc.: 16-X-99 por Jean Ch.Peña, Armand Ballart y la colaboración de Robert Fernández. Se trata de un recorrido integral que utiliza un largo de la vía Cerdà-Pokorski y el magnífico diedro de la vía Lalueza-Horrillo para seguir la lógica de la pared finalizando en los pinos bajo el rápel de la Pany. El inicio se encuentra en una cornisa unos 50 m. a la derecha de la entrada original del Gran Diedro y las tres primeras tiradas son realmente interesantes. Llevar 5 pitones variados, los fisureros, cintas largas y un friend del 2·5. Roca buena en general. El tramo de A1 del 6º largo se ha forzado prácticamente en libre (máximo 6c). Para asiduos.

18- Vía Cerdà-Vergés (140 m. MD/Ao). 1ª asc.: 24-VI-66 por Joan Cerdà y Daniel Vergés. Interesante ruta de entrada al sector central desde la base de la pared, situada en lo alto de la gran canal de acceso a la izquierda de la pirámide característica. Trazado sinuoso y prácticamente equipado que con el tiempo se ha enderezado por el evidente diedro que evita el corto rápel original. Llevar fisureros y friends hasta nº3. Recomendable.

19- Vía Lalueza-Horrillo (150 m. MD+/A2). 1ª asc.: 12-VI-76 por Josep Lalueza y J.Miquel Horrillo. Caprichosa escalada que se encaloma directamente por el desplome central característico mediante una acrobática progresión de buriles y clavos de la época. Esta vía arranca desde la segunda tirada de la Cerdà-Pokorski hacia la izquierda para situarse en el magnífico diedro que forma la pared. Itinerario semi-equipado en el que serán útiles los fisureros, cintas largas, friends medianos y algún pitón variado especialmente uves cortas. Roca buena en general salvo a la entrada del desplome. Recomendable aunque con pasos expuestos y equipamiento antiguo.

20- Vía Cerdà-Pokorski (180 m. MD+). 1ª asc.: 17-V-59 por Joan Cerdà y Heinz Pokorski. Bellísimo recorrido en escalada libre, compacto y aéreo. La mejor alternativa para disfrutar del sector central por una seductora línea de fisuras exteriores con una dificultad máxima de 6a no obligado. Equipamiento generoso en los pasajes claves (parabolts), y justo en el resto, para lo cual serán muy útiles los fisureros y algún friend mediano. Atención al primer largo no confundirse con la vía Coll-Planes que sale por un marcado diedro pitonado hacia la izquierda. Muy recomendable y clásica.

21- Vía Anglada-Robbins (160 m. ED-). 1ª asc.: 25-V-66 por Jose Manuel Anglada y Royal Robbins (USA). Ruta de dos exigentes largos básicamente en la que se combinan los pasos lisos de empotramiento con los más técnicos de diedro. Equipamiento un tanto rústico para lo que será interesante llevar algún clavo (opcional pero útil), los fisureros y el juego completo de friends. Ataque al final de la cornisa flanqueando unos metros por la pared. Roca muy buena por lo general. Se repite con cierta frecuencia aunque no se le puede considerar clásica. Recomendable.

22- Vía Columna de Picazo (240 m. MD+/A3). 1ª asc.: 11-IX-84 por Antonio García Picazo en solitario. Escalada codiciada por su peculiar carácter "Big-wall" con un brillante recorrido que supera la arrogante columna que domina el sector. Un laborioso primer largo (pasos largos a pitonar) da paso a un corto respiro hasta volver de nuevo a la danza precaria por el filo de la verticalísima columna (A2/A3). Después de un tramo dócil vuelve la verticalidad y una fisura practicable (A1) lleva al final de la aventura. Llevar de 10 a 12 pitones variados, algún plomo, falcas de madera, los fisureros y cintas largas. Se ha repetido en diversas ocasiones con un horario que oscila entre las 6/8 h.

23- Vía Directa Anglada-Guillamón (500 m. MD/A1). 1ª asc.: 12-VII-58  por Jose Manuel Anglada y Francesc Guillamón. Célebre itinerario del cual destacan sus elegantes primeros 200 m por sendas fisuras y diedros de todas las proporciones, ante una segunda parte más fatigosa que lleva a la cima, menos frecuentada dado el cómodo escape por una gran cornisa a la canal de la vía Pany. Ataque a la izquierda del vértice de la gran pirámide característica (pitones visibles), después de trepar unos 60 m. de IIº/IIIº por el sitio más evidente. Recorrido bastante equipado con hierros y tacos de la época en el que serán útiles los fisureros, cordinos, cintas largas y friends hasta nº3. Muy recomendable y más asequible y rápido de lo que aparenta.

24- Vía Carmeta (160 m. MD+/A2). 1ª asc.: 22-IX-75 por Jordi Camprubí y Jordi Vinyoli. Cinco auténticos largos combinados son el regalo de este mástil calcáreo que surge del vértice de la pirámide al estilo de la Columna de Picazo. Buenos desplomes y fisuras por equipar son el aliciente de esta atrevida ruta semi-clavada con pitones de la época, de la que no constan muchas repeticiones y que en ningún momento baja la guardia. Llevar los fisureros, cordinos, cintas largas y unos 8 clavos variados. Para asiduos del sector.

  PARED NORTE DEL CALDERER

25- Vía Pany-Ferrera (550 m. Dº con 1L de V+/Ao). 1ª asc.: 24-VIII-41 por Jordi Panyella y Jordi Ferrera. Mítica ruta que destacó en su momento por la osadía de su recorrido, acercándose a la vertical del Calderer. Pese a su antigüedad es una vía mínimamente concurrida donde el aspecto del primer largo (V+/A0) ahuyenta al personal hacia la vecina vía Estasen mucho más asequible y disfrutona. A partir de la R1 una larga vira ascendente de escasa dificultad conduce hacia la Estasen, y para no coincidir con ésta, se desvía a la izquierda por terreno poco definido improvisando por fisuras y canales (IIIº/IVº) de todos los colores. Llevar un poco de todo y mucho ardor guerrero. Solo para románticos con un buen instinto alpino.

26- Vía Martín-Mestres (250 m. MDº con pasos de A1). 1ª asc.: 27-VIII-72 por Eduard Martín y Carles Mestres. El recorrido idóneo de la Pany-Ferrera abierto 31 años después. Escalada variada y disfrutona mucho más asequible de lo que aparenta a primera vista. A partir de la sexta tirada podemos escaparnos hacia la vía Pany (izq.) o bien hacia la Estasen (dech.) por senda cornisa. Llevar el juego de fisureros, friends medianos, cintas muy largas y algún pitón opcional. Recomendable.

27- Vía Turisme Tecnològic (180 m. MD+/A1). 1ª asc.: 19-VII-95 por Albert Santiago, Jordi y Javi. Moderna escalada que supera en técnica combinada lo más evidente a la derecha del desplome rectangular característico. Ataque en una cornisa (pasamanos) a la derecha del inicio de la Pany-Ferrera por un difícil muro equipado con espits y clavos. En dos largos se llega a la vira diagonal de la Pany-Ferrera, y continua por terreno compacto encontrándose con una vieja burilada que aprovecha para avanzar hacia las fisuras en lo alto del sector. Llevar un juego completo de fisureros, cintas largas y friends medianos. Se desconocen repeticiones.

28- Vía Nordmagnum (500 m. MD+). 1ª asc.: 12-IX-07 por Pau Tomé y Armand Ballart. Ruta poco equipada en conjunto, pero con lo justo y necesario para reseguir una línea evidente que aprovecha lo mejor de la vertical del Calderer. A pesar de las múltiples escapatorias existentes durante la ascensión y del poco interés de los primeros largos, a partir de la 3ª reunión la cosa cambia en calidad y dificultad, destacando el gran diedro del último tercio. Una vez superado éste, la ruta se junta con los últimos largos de la vía Joan Martí. Roca aceptable en general salvo en los tramos fáciles. Llevar 10 cintas largas, fisureros, aliens y friends hasta nº3. Pasaje de A1 (L7) liberado en 6c. Para asiduos a la pared. Terreno de aventura.

29- Vía Joan Martí (640 m. MD+). 1ª asc.: 28-VIII-06 por Jordi Camprubí y Armand Ballart. Escalada entretenida pero discontinua en dificultad, donde encontraremos pitones y espits en los largos más exigentes. Destaca el L4 como el más bonito y obligado (6a), y el último tercio por su grato ambiente saliendo por una marcada arista directo a la cima del Calderer. Roca buena en conjunto salvo un tramo del L7. Serán útiles los fisureros, 7 cintas largas y friends hasta nº2. Inicio señalado con un puente de roca en el interior de la canal de la aguja del "Dit". Dedicada al incombustible guarda del refugio Estasen. Recomendable y rápida.

30- Vía Estasen (600 m. PD). 1ª asc.: 30-VI-28 por Ll.Estasen, J.Rovira, J.Puntes y J.Vila. Una romántica cita con la pared con mayor interés histórico que estético. El primer tercio, con varios largos de IIIº y pasos de IVº, es la parte más bella de la ascensión que parte desde el collado del Dit del Riambau todo derecho, hasta el punto estratégico donde una aérea travesía hacia la izquierda conduce al denominado jardín de la Estasen. A partir de aquí la dificultad disminuye radicalmente, pero la fatiga aumenta hasta llegar al hombro característico donde el ambiente se acentúa con buenas perspectivas de la Grallera y la Canal del Riambau. El último tercio es toda una batalla por canales interminables de IIº/IIIº hasta las gradas finales. Unas pintadas verdes facilitan la ascensión. Llevar fisureros, comida y bebida. Imprescindible.

31- Vía Llopis-Vilaret (250 m. D). 1ª asc.: 25-mayo-32 por Noël Llopis y J.Vilaret. Notable variante de la vía Estasen tambien denominada "Drecera del Riambau" (atajo del Riambau). Desde el ataque de la Estasen superar en diagonal a la derecha (IIIº/III+) por terreno poco definido hasta situarse en una estrecha cornisa ascendente (pitón) donde se encuentra el tramo clave de la vía. Un aéreo flanqueo a la derecha (IVº/IV+) conduce a una depresión donde desemboca una marcada canal que lleva casi directamente al "hombro" de la Estasen. Llevar los fisureros. Buen ambiente y raramente frecuentada. Para apasionados de este sector.

32- Vía Barrufets (1065 m. MD+/A1). 1ª asc.: agosto 2005 por Jordi Bonet y Jordi Camprubí. La vía más larga del Pirineo oriental con 19 tiradas de dificultad, pero con un compromiso bajo dadas las abundantes escapatorias hacia la vía Estasen. Escalada bastante equipada con espits, parabolts y clavos, donde hay que emplearse a fondo en el primer largo, el más difícil y obligado con diferencia de todo el itinerario. Una consistente aventura que exige de un buen fondo físico y ligereza, para salir con horario diurno. Llevar fisureros, un alien rojo, cintas largas, 15 exprés y friends hasta nº3. Pocas repeticiones. Muy recomendable.

33- Canal del Riambau (500 m. MD). 1ª asc.: 2-VI-49 por Francesc Estorach, Josep Estorach y Emili Navarro. La canal del Pedraforca por excelencia y cita hivernal de categoría. Desde el inicio de la vía Estasen atravesar hacia la derecha hasta entrar en la gran canal donde el terreno no presenta grandes dificultades. En condiciones estivales se trata de una canal muy erosionada salteada de cortos resaltes a superar (IIIº/IVº) hasta llegar a un primer ensanchamiento. A partir de aquí la cosa se endereza hasta una gran cueva característica donde hay que elegir entre los pitones de la izquierda (Ao) o el diedro principal (Vº a equipar). Un nuevo ensanchamiento adivina el camino por la canal gris de la izquierda hasta una reunión colgada al pie de un diedro-chimenea muy vertical. Subir unos metros por éste y abandonarlo hacia la derecha por un canalizo que lleva al pie de un muro exigente. Superado este difícil tramo (Vº a equipar), el terreno se vuelve más practicable y con un poco de intuición se sortean los siguientes obstáculos (IVº)  sin mayores complicaciones. Llevar el juego de fisureros, cintas largas y algún pitón opcional. Caída de piedras. Muy recomendable para curtir fondo y conocer las entrañas del Pedraforca. Buen ambiente.

  LA GRALLERA

34- Vía Cerdà-Abella (250 m. D). 1ª asc.: 29-VI-65 por Joan Cerdà y Ferran Abella. Una vez superado el tramo de artificial de la Riambau (cueva), seguir la enorme canal hasta un punto donde la roca cambia de tonalidad. Aquí se abandona la canal por la pared de la derecha hasta llegar a una marcada arista surcada de canalizos. Continuar por la arista en varios largos de IIIº/IVº hasta el cresterío final cerca de la cumbre principal. La alternativa más interesante para salir de la Canal del Riambau en condiciones estivales. Llevar los fisureros y algún pitón opcional.

35- Vía Estrems-Camps (200 m. MD inf.). 1ª asc.: 6-IX-46 por Raimon Estrems y Joan Camps. Escalada variada y discontinua que ofrece varios resaltes a considerar. Tras remontar un contrafuerte característico (izq.), la vía sigue por la canal más elocuente (pequeñas cuevas) donde ya encontramos algún paso de IV+ para superar un pequeño desplome. En la parte central mengua la dificultad (III+/IVº) para en el último tercio volver a la batalla por sendo canalizo ligeramente inclinado (Vº). Quedan clavos colocados en los pasajes claves. Llevar fisureros y friends.

36- Vía Thora Blava (200 m. MD+). 1ª asc.: 31-VIII-10 por Jordi Gallardo y Armand Ballart. Itinerario interesante, variado y sobre una roca más buena de lo que aparenta, pese a algún paso con hierba en el L1, el más exigente de toda la vía. La segunda tirada justifica el gran esfuerzo de subir hasta el pie de vía, por su elegancia y calidad. El resto no mata pero mantiene una lógica hasta la cima por terreno aceptable y desequipado. Llevar algún pitón variado, fisureros, 10 cintas largas, cordinos y friends hasta nº3. Recomendable.

37- Vía Anglada-Cerdà (180 m. ED-/A2). 1ª asc.: 18-VI-72 por Jose Manuel Anglada y Joan Cerdà. Magnífica ruta combinada con cinco exigentes tiradas que valen las 2 horas largas de aproximación. Escalada por fisuras y diedros semi-equipados en general (hierros de la época), donde se combinan los pasajes más técnicos y acrobáticos de la Grallera. Inicio en el margen izquierdo de la gran cueva por una marcada fisura. Llevar unos clavos variados, fisureros, friends medianos, cintas largas y cordinos. Poco frecuentada pero imprescindible.

38- Vía Cristina (160 m. MD inf). 1ª asc.: 29-VI-02 por Ferrán Martínez y Aleix Font. Vía sin demasiadas pretensiones pero ideal para acceder a los itinerarios de la Grallera. Escalada en libre que transcurre por el exterior de una pilastra enganchada a la pared mediante dos tiradas de 60 m desequipadas. Desde la entrada al Riambau dirigirse al pie de la columna y atacar por una doble fisura característica. Llevar algun clavo opcional, fisureros y friends.

39- Vía Triple Directa (620 m. MD+). 1ª asc.: 3-VIII-02 por Alex Vives y Armand Ballart. Largo recorrido con tres estéticas partes bien diferenciadas, con un compromiso relativo dados los cómodos escapes por la vecina vía de la Grallera. Escalada básicamente en libre atlético, por fisuras, placas y diedros verticales, donde destacan las tiradas centrales y sobretodo la sorprendente parte final por su gran belleza. Los dos primeros largos con roca mediocre, el resto muy aceptable. Semiequipada con espits y clavos en los pasos claves. Llevar el juego de fisureros, 9 cintas largas y friends hasta nº2. 6a obligado. Para asiduos muy románticos.

40- Vía de la Grallera (500 m. PDº). 1ª asc.: 4-VI-22 por Estasen, Domènech, Feliu, Puntas, Giménez y Navarro. El itinerario pionero de la muralla norte, y sin lugar a dudas el más asequible con diferencia. Solo a la entrada encontraremos un diedro bastante liso que hay que sortear por la derecha, hasta introducirse en una corta chimenea (IVº) para llegar a una gran canal. Con tendencia en diagonal a la izquierda alcanzar otra canal oculta y una zona de pinos. Desde aquí ya abordamos las rampas de hierba en dirección a la gran cueva, y contorneamos el farallón final para salir por la amplia canal de la derecha hasta la cresta del Pic Superior. En los dos tramos claves encontraremos algún pitón. Llevar algo de material según experiencia. Roca buena en general. Especial románticos con buenas perspectivas de la pared.


 
MURALLA SUR

- La cara sur difiere totalmente de la muralla norte tanto por su estilo de escalada como por sus características geológicas, una de las cuales es su ligera inclinación en compacta armonía. En pocos tramos la verticalidad es constante por lo que abunda la escalada en adherencia con las presas contadas. Algunos itinerarios ofrecen pasajes muy originales, y los más extremos son un verdadero espejo. Habitualmente las vías están bastante equipadas en lo que respecta a los muros, siendo necesaria la autoprotección mediante fisureros o friends en las escasas fisuras que aparecen. La roca, excelente en la mayoría de los casos, presenta pocas variaciones en todo su desnivel. Salvo en los pasos claves de las vías más repetidas, pulidos por lo general, el terreno conserva la aspereza necesaria para las posturas más rebuscadas. El equilibrio supera a la fuerza y la intuición descubre agarres ocultos en combinación perfecta para progresar, un binomio de elegancia que consolida esta pared como una técnica palestra muy lejos del estilo de la vertiente norte. Dada su orientación, tenemos asegurado el sol para toda la jornada. Se puede escalar prácticamente durante todo el año exceptuando cuando ha nevado o llovido en abundancia, pues por la pared se precipitan gran número de regueros de agua y será difícil encontrar un itinerario totalmente seco. El periodo más recomendable es de medianos de mayo hasta finales de septiembre, con una temperatura más que agradable en días serenos ya que el pie de vía ronda los 2000 m aproximadamente. Con el tiempo inseguro mejor cambiar de objetivo porque las tormentas en el Pedraforca son de las que suenan y descargan a consciencia. Solo al inicio de la vía del Estimball, hallaremos un desplome con ciertas garantías para resguardarnos del chaparrón con la lotería de que nos parta un rayo. Entre 4 y 6 h oscilan los horarios de la mayoría de las vías, a lo que hay que sumar unas 3 h entre la aproximación y el descenso desde el refugio Estasen.

APROXIMACIONES
- Aunque parezca ilógico, la aproximación más frecuente hacia la cara sur se realiza por el norte desde el refugio Lluís Estasen, situado en la vertiente N-E a pocos minutos de la carretera que sube al mirador desde Saldes. Siguiendo el camino principal que conduce a la enforcadura, llegaremos a la gran pedrera (tartera) donde un gran bloque característico representa el inicio de la pronunciada cuesta con señales verdes y luego azules, que lleva a la cresta E del Pollegó Inferior o "Costes d'en Dou". Una vez en la misma, habrá que seguir ascendiendo pasando por una marcada brecha y al poco rato desviarnos por terreno evidente hacia la falda de la pared, atravesando el pie de la muralla hasta el itinerario en cuestión. Calcular 1,15 h desde el refugio.
- Para acceder directamente a la cara sur desde el pueblo de Saldes, será necesario tomar la carretera que va hacia el mirador del Pedraforca, y pasados dos giros muy pronunciados, desviarse por la segunda pista que aparece a mano izquierda (si nos la pasamos no existe otra). Se trata de una pista mediocre que conduce a las abandonadas minas a cielo abierto, que al poco rato se bifurca y hay que coger hacia la derecha hasta llegar a un monolito que simboliza el desastre ecológico. Dejar el vehículo y tomar dirección a la pared por el lecho del "Torrent del Ninot" (hitos). La subida entre suave y muy pronunciada, lleva al bucólico "Prat de Reo" (fuente) y desde éste improvisando por cuestas en tendencia a la derecha, llegaremos al pie de la cara sur en poco más de 1,30 h.

DESCENSOS
- Al terminar cualquiera de las vías largas, lo normal será dirigirse hacia el E para alcanzar las "Costes d'en Dou" y volver hacia el refugio Estasen por el camino de aproximación (1,15 h). De los itinerarios nº13 a la nº24 será posible bajar en rapeles por las vías Pany & Company, Star Mc Hara o El Camí del Tro, de lo contrario habrá que remontar hasta el final de la vía Pany-Haus y con tendencia hacia la derecha alcanzar las "Costes d'en Dou" para bajar caminando. Desde la gran feixa de la vía de l’Estimball también podemos retirarnos hacia ambos lados. Por la izquierda encontraremos la Gran Diagonal que nos llevará al pie de vía (algún tramo equipado con cables), y por la derecha nos encontraremos con una aérea travesía (parabolts) que nos conducirá a la salida de la vía Pany-Haus.
- Si llegamos a la cumbre del Pollegó Inferior podemos bajar hacia el E por las "Costes d'en Dou" (señales verdes), o bien por la brecha W mediante un rapel de 40 m y un corto destrepe por la vertiente N hasta alcanzar la enforcadura y la bajada principal por la tartera (1,30 h).


ITINERARIOS 
 
1- Vía Jordi Verdaguer (240 m. MD+/A0). 1ª asc.: 11-IX-84 por Anna Amigó, Núria Alacuart, Jordi Rosell, Miquel Lázaro, Carles Loré y Jordi Verdaguer. Escalada prácticamente equipada que aprovecha lo más definido del sector izquierdo de la muralla y del zócalo principal. Los largos por encima la gran diagonal son los que presentan las mayores dificultades destacando la bavaresa final, tramo donde J.Verdaguer tuvo una desafortunada caída en el transcurso de la 1ª ascensión integral. Llevar unas 15 cintas, fisureros medianos y friends del nº2 al 3,5 (alguno repetido). Máx. oblig.: 6a. Liberada totalmente con un tramo de 6c+. Recomendable.

2- Vía de Tots (415 m. MD+/Ae). 1ª asc.: 12-VII-81 por Xavier Ortega, Manel Rosell, Jean Ch. Peña, J. C. Serrano, Félix García, F. Bascuñana y "Gastón". El itinerario más largo de la cara sur y el que ofrece una mayor variedad de pasajes. El L5 presenta un original tramo progresando entre dos profundos canalizos único en toda la pared. Vía prácticamente equipada con clavos y parabolts, donde serán útiles los fisureros y los friends hasta nº2,5. Reequipada en el 2003 por la comisión de la F.E.E.C. con 60 parabolts inoxidables y 25 pitones. Muy recomendable.

3- Vía Somni de Pedra (350 m. 7a). Equipada por Francesc Pañella y Jaume Serra (19-VII-92). Magnífica escalada en libre bien asegurada con parabolts, espits y algún clavo, donde tendremos que dominar un mínimo de 6b para ir de chapa en chapa. Llevar unas 22 cintas y algún friend pequeño/mediano opcional. Recomendable.

4- Vía de l'Estimball (370 m. MD+/A1). 1ª asc.: 31-V-79 por Joan Martí, Joan Carles Griso, Armand Ballart y la colaboración de Miguel Arcarons en los dos primeros largos. Vía clásica de la cara sur por su gran belleza, variedad y elegante trazado que aprovecha lo más llamativo del corazón de la muralla. Parcialmente reequipada con parabolts, buriles y clavos. Roca pulida sobretodo al inicio y en algún punto en especial. Se ha forzado toda en libre con un tramo máximo de 7b+. Muchos se escapan por la gran feixa renunciando a los tres últimos largos que sin duda alguna completan el festival. Llevar los fisureros, ganchos y friends hasta nº2,5. Imprescindible.

5- Vía Choras Piengue (220 m. ED inf). Equipada por Nil Bohigas, Albert Cucó y Josep Rigol (11-VI-83). Magnífica escalada en placa que aprovecha con cierta lógica la línea más directa a partir del L1 de l'Estimball, que lo abandona a media altura. Itinerario equipado con parabolts, buriles y algunos clavos, en el que serán necesarias 15 cintas y los fisureros/aliens opcionales. Anotar la existencia de pasos obligados con los seguros alejados. 6a obligado. Muy recomendable.

6- Vía Barrufets Exprés (300 m. MD+/A1). 1ª asc.: 16-V-81 por Miquel Lusilla, Pere Roca, Xavi Pérez Gil, Remi Brescó, Jordi Camprubí y Albert Gómez. Itinerario menos afortunado que los anteriores en lo que a repeticiones se refiere, dado su estilo mucho más depurado con solo 13 buriles de progresión en todo su desnivel. Llevar 8 clavos variados (alguno corto), juego de fisureros, cintas largas, ganchos y friends hasta nº3. Se ha repetido todo en libre con una dificultad máxima de 7a. Terreno de aventura para asiduos a la pared.

7- Chimenea Pany-Haus (280 m. D+). 1ª asc.: 24-junio-44 por Jordi Panyella y Jordi Casasayas. La primera escalada de la vertiente sur, por senda canal-chimenea, lógica, elegante y atlética. La única con cierta solera que difiere del resto de las escaladas de la sur. Parcialmente equipada con pitones y algunos espits en reuniones. Abundan los pasos en diedro destacando los dos últimos largos de chimenea de primera calidad, algo pulidos por el agua. Consta de 8 tiradas (ocultas en el croquis), con una dificultad media de IV+ y cuatro pasajes de Vº, alguno de ellos muy atlético. Atención a la caída de piedras con gente por delante. Llevar fisureros, cintas largas y friends medianos. Se puede evitar la chimenea final por la derecha mediante una lógica variante abierta por Maria Antònia Simó y Agustí Faus (9-VI-46), por terreno bien fisurado con algunos clavos de referencia. La Pany-Haus ha sido siempre la gran clásica de la cara sur.

8- Esperó Barrufets (280 m. MD+/A1). 1ª asc.: 29-VI-80 por Remi Brescó, Jordi Camprubí y Albert Gómez. Espléndida escalada que supera el vistoso y elegante espolón que delimita la gran chimenea Pany-Haus por la derecha. Itinerario reequipado con parabolts y clavos, en el que serán necesarios los fisureros, ganchos y friends (pitones opcionales), para 8 tiradas en las que destaca el tercer largo (forzado en 7a) como el más peliagudo. Pasajes muy estéticos en general, con una dificultad máx. obligada de 6a. Muy recomendable.

9- Vía de l'Heretge (290 m. 7b+). Equipada por Lluís Varela, Toti Vales, Llorenç Estrader y Mingo Nieto (88). Una de las vías más prestigiosas de la muralla sur por su extrema dificultad y belleza. Fue empezada por abajo y quedó aparcada hasta que estos escaladores decidieron acabarla desde arriba, estudiando palmo a palmo las exigencias del trazado para subir en libre con un nivel de 7b+. Equipada con espits, en algún tramo algo distanciados; máx. obligado: 6b+. Llevar unas 12 cintas+R. Solo para deportivos. Ambiente y roca excelentes.

10- Vía de l'Emilio (290 m. MD+/A1). 1ª asc.: 3-XI-79 por Josep Lluís Moreno, Emilio Ortega, Xavier Ortega y Manel Rosell. Itinerario extremadamente estético como el anterior pero abierto laboriosamente a la antigua usanza. Fueron necesarios muchos gancheos para colocar sus 34 buriles de progresión originales, y mucho valor para encadenarla en libre hasta 7a+ con solo 3 pasos de Ae. Llevar muchas cintas, 6 clavos variados, fisureros, ganchos y friends hasta nº3. Casi tan imprescindible como la vía de l'Estimball, aunque menos repetida.

11- Vía del David (270 m. 7b). Equipada por Francesc Pañella, Joan Boter y Francesc Suñol (5-XII-93). Itinerario pre-fabricado con parabolts que aprovecha el espacio libre a la derecha de la vía anterior, resultando una extrema alternativa por placas muy forzadas con una dificultad máxima de 7c (6b+ obligado). Llevar unas 20 cintas (útil algún fisurero pequeño y friend mediano). Acceso herboso hasta la R1 (60 m) y equipada para rapelar desde R5. Solo para deportivos.

12- Vía Anglada-Guillamón (240 m. MDº/A1). 1º asc.: 5-VII-59 por Jose Manuel Anglada y Francesc Guillamón. Nunca ha sido una vía muy solicitada y menos desde que aparecieran los itinerarios más modernos, pero a unos franceses se les ocurrió la brillante idea de reequiparla con parabolts cuando originalmente no se utilizaron expansiones, quedando una chapuza de mucho cuidado y matando totalmente el sello de la vía. Una pena. Llevar unas 15 cintas y fisureros.

13- Vía del Lobo Pirata (220 m. EDº). 1ª asc.: 31-VII-85 por Phil Waters en solitario. Trazado inteligente y sinuoso forzado posteriormente en libre (6c+) con la ayuda de Reche Bastidas. Una pequeña obra maestra prácticamente equipada con espits, en la que habrá que prestar especial atención al roce de las cuerdas. Llevar por lo tanto unas 14 cintas muy largas y un buen juego de fisureros. Pocas repeticiones por su concepción obligada y seguros alejados. Aventura total.

14- Vía SKA (150 m. ED inf). 1ª asc.: 12-IX-81 por Jorge Hernández, Emilio Ortega y Josep Lluís Moreno. Magnífica escalada en libre abierta por abajo, muy bonita y variada, pero con los seguros viejos y alejados en general. Semiequipada con buriles y clavos. Serán útiles unas 13 cintas, los fisureros, cordinos y friends hasta nº3. Reuniones colgadas. Grado máximo: 6c+.

15- Vía de l'Alicorn (140 m. ED+). 1ª asc.: 25-IX-88 por Jaume Salat, Pep Pascual y Xus Itxart. Otra obra maestra de la cara sur por su exigente concepción, que resuelve el monolítico terreno rebuscando lo más difícil en muchas ocasiones. Abierta con la utilización de plomos y ganchos para emplazar los anclajes definitivos (espits y parabolts). Llevar 15 cintas+R, un friend del nº3 y microfriends. Para asíduos a la pared con mentalidad deportiva. Máximo obligado: 6b+.

16- Diedro de la Patum (160 m. MDº). 1ª asc.: 17-VI-79 por Ramón Sánchez, Antoni González y Agustí Alarcón. Bonito recorrido de corte clásico, que supera el único diedro existente en todo el sector. Escalada semiequipada con clavos que presume de unos largos interesantes, pero algo herbosos, que le quitan el atractivo que se merece. Roca bastante buena aunque parezca todo lo contrario. Llevar los fisureros, friends al gusto y algún pitón opcional para reforzar alguna reunión. Poco repetida. Terreno de aventura.

17- Vía Fantasía (150 m. 6b/Ae). Equipada por Joaquín Olmo, David Subirana, Bartolo Pérez y Julio Miralles (20-VII-82). Vía pre-fabricada especialmente para jugadores de la liga NBA, de lo contrario abstenerse o llevar artilugio para alcanzar los buriles del tercer largo. Por lo demás, un trazado mantenido que aprovecha las pocas fisuras existentes en la parte baja, para lanzarse directamente por un frontón demasiado liso con pocas posibilidades. Llevar unas 15 cintas.

18- Vía Pany & Company (165 m. 7b). Equipada por Francesc Pañella, Joan Boter y Jaume Serra (5-XI-95). De las mismas características que la anterior pero mejor diseñada en general. Excelentemente equipada con parabolts y espits, con un monótono L3 de exagerada longitud y extrema dificultad. Máximo obligado: 6b. Preparada para descender en rápeles. Llevar 25 cintas, fisureros y cintas largas. Pese a todo muy atractiva. Para deportivos.

19- Vía Star Mc Hara (150 m. 6b). Equipada por Josep Rigol, Josep Lluís Moreno y los hermanos Néstor y Nil Bohigas (22-VIII-81). Primer itinerario equipado por arriba en el Pedraforca y prototipo del "free climbing" en alta montaña. Un punto de referencia obligado para gozar de estos muros, con una dificultad media de 6a con los seguros justos y necesarios. Llevar los fisureros y friends medianos. Roca pulida en los pasos claves. Seguros alejados (espits). Muy recomendable.

20- Vía Camí del Tro (150 m. MD+). 1ª asc.: 28-VIII-93 por Francesc Suñol y Francesc Pañella. La vía de moda de la cara sur por su línea atractiva, asequible y equipada sin más pretensiones. Escalada disfrutona, que acierta en todo momento las buenas posibilidades del sector con una dificultad máxima de V+. Atención a no confundirse entrando por la variante de entrada a la vía anterior (7a/espits), o por la vía El Llamp del Tro situada algo más a la derecha (parabolts). Llevar 16 cintas y los fisureros (opcionales). Equipada para rapelar. Muy solicitada los fines de semana.

21- Vía dels Provençals (220 m. MDº). 1ª asc.: 26-octubre-78 por Charmetant y Lichaire (Occitania). Este itinerario abierto en solo 4 h demostró en su momento las enormes posibilidades de la cara sur. Se trata de una escalada asequible y evidente en muchos casos, pero también perdedora por falta de clavos como referencia. No obstante, los dos primeros largos son interesantes y aciertan inteligentemente la jugada para posteriormente alcanzar una zona más fácil pero menos atractiva que conduce al lomo final. Llevar fisureros, cordinos y aliens. Para los más románticos en el tema.

22- Vía el Llamp del Tro (90 m. 7a). Equipada por Carles Fortea y Xavier Buxó (7-VI-97). Se trata de una vía de solo tres tiradas, pero consistentes y bonitas, que enlaza con la R3 del Camí del Tro. Predomina la escalada en adherencia y regletas. Totalmente equipada con parabolts. Llevar 12 cintas+R. Máximo obligado: 7a.

23- Vía de la Zoe (210 m. MDº). 1ª asc.: 24-III-80 por Pere Forts y Manel Rosell. Itinerario de las mismas características que la vía dels Provençals, que arranca por una vistosa fisura que lleva a un arco en diagonal ascendente. Muy interesante hasta R3, el resto sigue la lógica por terreno asequible y bastante herboso por lo general. Llevar algún clavo variado, cordinos y los fisureros.

24- Vía Ventura Highway (160 m. ED inf). 1ª asc.: abril-97 por Emilio Albir, Josep Rigol, Maria Pujol y Luis Alfonso. Interesante alternativa que aprovecha lo mejorcito de este extremo de la pared, destacando el super canalizo del primer largo (6a). Escalada prácticamente equipada con espits y clavos, en la que encontraremos pasos bastante obligados en conjunto, con una dificultad máxima de 6a. Prever los fisureros pequeños, cordinos y friends hasta nº2,5. Inicio junto a una pequeña cueva. En caso de rapelar por la misma, llevar cordinos de repuesto. Recomendable.

25- Vía Queledemí (250 m. MD+). 1ª asc.: 23-VIII-05 por Jordi Camprubí y Armand Ballart. Vía abierta en el día, con una primera mitad de trámite para alcanzar el evidente diedro adosado que resulta la guinda del pastel. Reuniones montadas y solo 5 espits en tiradas, donde serán muy útiles los fisureros y los friends hasta nº3. Máx. obligado: 6a. Terreno de aventura.

26- Vía Pura Vida (215 m. MD+/A1). 1ª asc.: octubre-99 por "Rodó". Segundo itinerario abierto en solitario en la muralla sur con un trazado bastante evidente, que aprovecha lo mejor del zócalo para sortear posteriormente el gran escudo superior por su margen izquierdo mediante un lógico sistema fisurado. Escalada semiequipada con espits y algún clavo, donde serán necesarios los fisureros, ganchos, friends y 2/3 universales opcionales. Terreno de aventura.

27- Vía Super-Crack (155 m. 7a/Ae). Equipada por Xavier Buxó y Luis Alfonso "Luichy" (VII-02). Bonita escalada en placa monolítica típica del sector, con un primer largo algo tumbado y el resto vertical con agujeros y canalizos. El tramo de Ae presumiblemente rozará el 8a. Llevar 18 cintas y un friend del nº1,5 para el diedro final del L4. Máx. obligado: 7a de bloque. Para deportivos.

28- Vía Delirium tremens (170 m. 6c). Equipada por Lluís Hortalà, Francesc Vinyeta y Alex Serra. En realidad estos escaladores solo equiparon la vía sin realizarla (en ese momento un grado muy explosivo), y posteriormente se reequipó variando algún tramo gracias a Nil Bohigas, Joan Cabau y Josep Rigol que efectuaron la primera ascensión integral en el 83. Magnífica escalada en placa en la que encontraremos los espits, buriles y clavos, justos y necesarios para efectuarla con un grado máximo de 6c. Llevar 12 cintas, fisureros y cordinos. Para deportivos y exigente.


CARA N DEL POLLEGÓ INFERIOR

- Esta magnífica pared surcada de fisuras y diedros muy marcados, es la alternativa más alejada y por consiguiente la que conlleva una aproximación más larga y exigente. Ubicada casi en la enforcadura de la montaña y con una orientación totalmente norte, representa el lugar más frío y ventilado de todo el Pedraforca. Por todo ello, la escalada posee un esfuerzo añadido que repele la frecuentación, pese a que sus itinerarios se realizan en pocas horas, solo rondan los 200 m, y algunos son verdaderas joyas de calcáreo. Si nos referimos a las escaladas más clásicas, existen un par de ellas que no nos las podemos perder. Son la vía Font, la más asequible y clásica con diferencia, y la Estorach, una delicia de diedro que nos lleva a la cima de una forma directa y elegante. Entre estas dos vías se sitúan los itinerarios de artificial más consistentes de todo el macizo: la vía Vargas-Peña y la Antonio García Picazo, todo un recital de pitonaje por un arrogante frontón exterior muy expuesto a la erosión y al viento. Las fisuras y chimeneas acostumbran a ser muy francas, con roca monolítica en general, salvo los últimos largos donde el hielo ha cuarteado el terreno. Para la mayor parte de los trazados serán muy útiles los fisureros y los friends, en ocasiones de tallas grandes, pues parabolts a estas alturas no existen y como mucho encontraremos alguno en las reuniones de las vías más clásicas. Por todos estos inconvenientes y muchos más, esta cara norte es hoy por hoy la menos visitada del Pedraforca y es raro encontrarse alguna cordada escalando en pleno verano, la época más recomendable para hacerlo. Con esta mala reputación, existen aún itinerarios muy antiguos posiblemente sin repetición, y algunos de modernos que poco a poco motivan al personal a visitar este entorno. Un lugar de apariencia salvaje, pero el más concurrido sin lugar a dudas, por el continuo murmullo de excursionistas y paseantes que suben o bajan del Pollegó Superior por la famosa tartera.

APROXIMACIÓN Y DESCENSO

- La aproximación es evidente, hay que salvar la enorme tartera principal y para ello recomendar su ascenso por el margen izquierdo (dech. orográfico) a tocar la pared; el esfuerzo es constante, pero al menos eficiente por terreno más compacto en general. Calcular 1,20 h desde el refugio.
- El descenso podemos efectuarlo a pie hacia el E por las "Costes d'en Dou" (pintadas verdes) llegando al final de la tartera, o bien desde la cima hacia el W montando un rápel de 40 m hasta una marcada brecha, y destrepando por el norte dirección a la enforcadura. Así podemos volver al pie de vía, pero de nuevo tendremos que enfrentarnos con la tartera, y esta vez de bajada. Calcular 1,30 h hasta el refugio.



ITINERARIOS

1- Vía Abella-Cervera (150 m. MDº/A2). 1ª asc.: 26-junio-66 por Ferrán Abella y Manuel Cervera. Se trata da la primera fisura que encontramos subiendo al pie de la pared, con un aspecto severo y monolítico de verdad. Un primer largo muy exigente de chimenea muy estrecha, da paso a un terreno mucho más fácil que de nuevo lleva a otra chimenea mucho más peleona hasta alcanzar un bloque característico. Un tramo de artificial y un cambio de diedro lleva a la última fisura que se supera primero en libre y después en artificial hasta la salida de la vía. Llevar 6 clavos variados, fisureros y friends con tallas grandes.

2- Vía Cerdà-Felicià (150 m. MD+/A3). 1ª asc.: 2-X-66 por Joan Cerdà y Felicià Plana. Un poco más arriba de la anterior, encontramos un pedestal en forma de rampa y encima la ventana del "Avenc dels Escaladors". En este preciso punto hay que atacar en artificial muy laborioso, una estrecha fisura que a ratos se transforma en un canalizo ciego. Posteriormente se sigue por otra fisura algo herbosa hacia la izquierda para volver a la vertical de un gran techo que domina. Superar el techo para alcanzar en libre una plataforma, y con tendencia a la izquierda por terreno evidente llegar a "les Costes d'en Dou". Llevar un buen surtido de cuñas de madera y pitones, cordinos y friends hasta nº3. Pocas repeticiones.

3- Vía Tartera Boulevard (240 m. MD+/A1). 1ª asc.: 26-VIII-08 por Armand Ballart en solitario. Desde la entrada del "Avenc dels Escaladors" continuar la rampa hasta engancharse en artificial a la pared de la izquierda. Poco a poco nace una bonita fisura para progresar entre monolíticos muros, hasta un punto donde hay que pendular a la derecha para alcanzar otra fisura mucho más vistosa y aterradora. Pero por suerte, una grieta paralela al terrible "offwidth" principal, sirve para solventar el pasaje con más facilidad, y llegar a una zona más asequible en general hasta la cima. Llevar 10 clavos, fisureros y friends hasta nº3. Mini "Bigwall". Abierta sin uso de expansión. Sin repeticiones.

4- Vía Solstici d'estiu (250 m. MD+/Ae). 1ª asc.: 23-VI-08 por Edu Sallent y Quim Bretcha. La novedad más solicitada últimamente, gracias a un seductor recorrido semiequipado con espits y clavos, paralelo a la vía Font, que descubre una línea coherente de fisuras de todas las medidas y dificultades. La tirada final representa la guinda del pastel, progresando por una verticalísima fisura bien asegurada y con un ambiente garantizado. Serán necesarias 18 cintas, un juego completo de friends (sobre todo tallas grandes) y los fisureros. Roca buena en conjunto. Recomendable.

5- Vía Font (170 m. Dº). 1ª asc.: 24-VI-44 por Jordi Font, Artur Molina y Octavi Torró. El itinerario más clásico de esta pared, con un recorrido elegante y no tan fácil como insinúan las guías. De entrada hay que atravesar por una estrecha vira descendente hasta el pie de la fisura en cuestión, empotrarse en ella, y seguir por dentro hasta poder salir de nuevo al exterior. Más arriba, un tramo muy vertical obliga de nuevo a emplearnos a fondo, hasta que el terreno definitivamente mengua en dificultad y aparece más escalonado hasta alcanzar por la izquierda el canto de la pared. En la vía solo encontraremos algún clavo de referencia y parabolts en la R2 y R3 de un nuevo proyecto. Llevar fisureros y clavos opcionales. Existe una variante directa de salida a la cumbre realizada en junio-66 por César Pérez de Tudela y Salvador Rivas, que configura la línea natural de la ascensión y conlleva una mayor dificultad.

6- Vía Sánchez-García (250 m. MD+/A2). 1ª asc.: julio-68 por Josep Sánchez y R. García. Escalada muy mantenida sobre buena roca en general, en la que será necesaria una buena dosis de artificial para salvar cada uno de los obstáculos que salen al paso. De entrada, desde la cornisa de la vía Font, hay que atacar la enorme laja de la izquierda para introducirse en chimenea y ganar la cima de la misma. En artificial a la izquierda se une con la vía Font y la abandona al poco rato a la derecha en dirección a una combinada fisura de 100 m que conduce hasta la cima. Itinerario poco equipado en el que serán útiles 8 clavos, fisureros, cordinos y friends hasta nº3. Aventura total.

7- Vía Vargas-Peña (200 m. MD+/A2+). 1ª asc.: 15-VII-79 por Paco Vargas y Jean Charles Peña. Ruta de gran ambiente y eminentemente artificial, cuyos dos primeros largos ya se encontraban abiertos por Joan Martí en solitario, dado su espectacular y monolítico trazado. Escalada laboriosa con uso mínimo de la expansión, cuya progresión es todo un recital de pitonaje en agujeros y pequeñas fisuras que van apareciendo en un mar de calcáreo super vertical. A partir de la R3 la cosa cambia radicalmente y tras superar un corto desplome se sucede el libre hasta la cima. Llevar 10 pitones variados, algunas cuñas de madera para falcar, fisureros, cordinos de todos los gruesos y 6 plaquetas recuperables. Una joya.




8- Vía Antonio García Picazo (185 m. MD+/A2+). 1ª asc.: 23-VIII-85 por Antonio G. Picazo en solitario. Itinerario de las mismas características que el anterior, pero de una dificultad algo mayor al tener menos expansiones de progresión y al estar prácticamente despitonado. Cuenta con muy pocas repeticiones y todas ellas coinciden en que la graduación original se queda corta, por lo tanto algún tramo de A2 puede que sea A3 por su exposición. Llevar unos 20 clavos variados (la mayoría cortos), un juego de ganchos, fisureros, maderas para falcar, cordinos y aliens al gusto. Prever dos jornadas en plan tranquilo.

9- Vía Feliç Aniversari (150 m. MD+/A2+). 1ª asc.: 26-VIII-99 por Arnau Julià en solitario. Itinerario totalmente desequipado incluso las reuniones, que aprovecha inteligentemente las fisuras situadas en el plano izquierdo del gran diedro de la vía Estorach. Para abrirlo se utilizaron 6 pitones variados, fisureros, una áncora, 2 pitonisas, un gancho, hexcéntricos del nº7 al nº11 y friends medianos y grandes. Según el autor se puede forzar casi todo en libre con dificultades hasta 6b+ excepto el L2 que ronda el A2+. Roca muy buena en conjunto salvo el largo de salida. Anotar que por su proximidad, se pueden aprovechar las reuniones de la vía Estorach equipadas con parabolts. Pocas repeticiones.

10- Vía Cañellas-Faus y Estorach (170 m. MD+/A0). 1ª asc.: 22-IV-46 por Cañellas y Faus saliendo por la derecha del diedro a la altura del L4, y por Josep y Francesc Estorach (19-VIII-46) siguiendo la fisura principal del gran diedro hasta la cima. Magnífica escalada en todo su recorrido, que demuestra claramente la excelente técnica de estas cordadas en aquellos tiempos con cuerdas de cáñamo y las alpargatas. Hoy en día sigue siendo una de las vías más bonitas y difíciles del Pedraforca, y por suerte sin pulirse. Semiequipada con pitones y reuniones con parabolts. Llevar fisureros y un juego de friends medianos-grandes (nº3 como mínimo). Imprescindible.

11- Vía Chaplin (160 m. MD+/A1). 1ª asc.: 23-VIII-96 por Josep Jané y Jordi Magriñà. Moderno trazado que descubre las debilidades de esta pilastra, encadenando un buen surtido de fisuras con el mínimo de artificial. Escalada técnica y elegante, semiequipada con espits y clavos, que arranca como la anterior pero todo derecho hacia un universal visible al pie del primer tramo vertical. Roca aceptable en general. En la segunda mitad cruza la vía Cañellas-Faus y continua por una marcada laja con una salida muy difícil y espectacular. Llevar 4 pitones variados, fisureros y el juego de friends hasta nº3. Interesante.

12- Vía Anglada-Auqué (130 m. MD inf). 1ª asc.: 8-V-58 por Jose Manuel Anglada y Eduard Auqué. Se trata de una recia chimenea camuflada a la derecha del itinerario anterior, que sube directamente a la cumbre después de un cambio de fisura a la mitad de la pared. En ella encontraremos varios clavos de consolación y puede que algunos tacos de la época para darle más solera al asunto. Destaca la primera parte como lo más exigente por su estrechez y verticalidad, y la segunda como la más delicada por su roca discreta y sin seguros a priori. Llevar 5 pitones variados y fisureros/friends al gusto. Interesante.

13- Vía Xandri-Casanellas (200 m. AD). 1ª asc.: 24-VII-33 por Andreu Xandri y Albert Casanellas. Ruta pionera del Pollegó Inferior por lo que aprovecha la canal más elocuente para ganar la cima principal. Al principio el terreno presenta una roca bastante buena, pero a medida que ascendemos el terreno se vuelve más mediocre. La salida original consiste en avanzar desde el fondo de la canal por la izquierda, por una canaleta bastante descompuesta que lleva directamente a la cumbre. Para evitar esto podemos seguir por la canal principal y seguir todo derecho hacia la cresta cimera, con mejor roca aunque con mayores dificultades. Serán útiles los fisureros/friends al gusto y algún clavo por si acaso. Ascensión mucho más solicitada en invierno por sus buenas condiciones, al encontrarse totalmente encajonada al norte.




   EL ROGET

- Esta vistosa pared situada por debajo de la cara sur y cercana al pueblo de Saldes, representa un buen comodín para cuando el tiempo no acompaña para escalar en los otros sectores mucho más expuestos a las inclemencias del tiempo y sobre todo al frío. Sus itinerarios son muy evidentes en general y dentro de la etiqueta "terreno de aventura", por lo que están semiequipados y algunos exigen la utilización de los estribos. La roca, en conjunto es de buena a excelente pero ni mucho menos igual que la de la monolítica cara sur. Todo el zócalo de la pared esta formado por una curiosa franja de conglomerado que a medida que subimos va desapareciendo bajo el calcáreo gris. Casi todas las vías aprovechan las fisuras y diedros más marcados, por lo que son relativamente fáciles de reseguir. Quizás la vía "El lujo de la miseria" sea la línea más complicada por su sinuoso trazado y concepción, así como la vía "de l'Avi Miquel" que de seguro es la más laboriosa de todo el repertorio. En el resto de itinerarios predomina la escalada libre atlética, y solo la vía "Paul Preuss" situada en el extremo oriental podríamos considerarla como la más asequible en dificultad, pero la más desequipada a la vez. Por norma general, la utilización de fisureros, aliens y friends será la clave para afrontar cualquier itinerario dada la escasa existencia de parabolts. Salvo las dos vías de artificial citadas anteriormente, las demás son rápidas y se realizan en unas 4 h aproximadamente. Por su soleada orientación evitar los días calurosos, y llevar agua en todos los casos.

APROXIMACIÓN Y DESCENSO 
- Desde Saldes tomar la pista asfaltada que lleva hacia el refugio Lluís Estasen (mirador), y pasadas dos curvas muy pronunciadas, desviarse por la segunda pista a mano izquierda (si nos la pasamos no existe otra). Ésta lleva en poco más de 2 km a las minas abandonadas a cielo abierto, y siguiendo dirección E termina en un descampado con u
n monolito en recuerdo del desastre ecológico. En este punto dirigirse hacia el torrente principal "Torrent del Ninot", y alcanzar la base del Roget en poco más de 25 min. 
- El descenso se realiza por detrás de la pared, destrepando por un punto estratégico pulido por el paso de los rebecos, que hay que intuir para bajar al torrente posterior. Una vez en éste, descender con facilidad hasta el torrente principal y de nuevo al camino de acceso (35 min). De algunos itinerarios como la vía "Prima", se puede bajar rapelando, pero será difícil encontrar dicha instalación si salimos de otra vía.


ITINERARIOS

1- Vía de la Lola (190 m. MDº/A1). 1ª asc.: 12-V-91 por Joan Freixas, Joan Tejada, Joan Martí  y Manel Pedro "Gastón". Itinerario semiequipado con buriles que supera el diedro más marcado del sector izquierdo de la pared, sobre una roca de tono anaranjado discreta en algún tramo. Escalada combinada en conjunto en la que será necesario pitonar algunos pasos para progresar por las fisuras que salen al paso. Llevar 4 clavos variados, juego de fisureros y friends de tallas grandes.

2- Vía La Cova dels Barrufets (190 m. ED-/A2). 1ª asc.: abril-06 por Jordi Camprubí, Jordi Bonet y Fredy Puig, con la colaboración de Remi Brescó. El itinerario más moderno del Roget, semiequipado con parabolts, cuya característica principal es la visita a la curiosa cueva de la R5 sobre la cual esta la tirada clave de la vía. En el muro del segundo largo habrá que equipar varios pasos y utilizar un gancho para progresar. Llevar 18 cintas, fisureros, aliens, un gancho ancho y el juego de friends.

3- Vía les Dents del Lleó (150 m. ED inf/A0). 1ª asc.: 18-VII-89 por Josep Rigol y J. Muñoz. Ruta poco equipada en la que destaca el formidable diedro perfecto, que exigirá emplearse a fondo por una fisura muy técnica y mantenida hasta el final. Llevar 12 cintas, el juego de fisureros y los friends de tallas medianas/grandes repetidos hasta el nº3,5. Una de las escaladas más difíciles de la pared. Se recomienda bajar desde la última reunión, en tres rapeles equipados hasta el suelo. Para fanáticos.

4- Vía de l'Avi Miquel (210 m. MD+/A2+). 1ª asc.: 10-X-99 por Marc Peñaranda, Francesc Pañella y Francesc Suñol. La vía más laboriosa del Roget en la que tendremos que pitonar varios largos para enlazar las pocas fisuras existentes. Roca discreta en algún punto. Serán necesarios 20 pitones muy variados (principalmente cortos), 2 ganchos, juego de fisureros y friends medianos. Por descontado, la ruta que requiere más horario de la pared, y una buena técnica en artificial desequipado.

5- Vía Cobra (220 m. MDº). 1ª asc.: 27-III-91 por Xavi Cullell, Miguel Arcarons y Armand Ballart. La línea más evidente de toda la muralla, gracias a una enorme laja que forma una perfecta y monolítica chimenea de cómoda ejecución. Reuniones montadas, algunos espits en el primer largo y varios pitones en el resto. Roca buena en conjunto. Llevar un juego de fisureros o aliens. Recomendable y rápida.

6- Vía En busca de l'Unicorn (200 m. ED inf). 1ª asc.: 12-V-89 por Toni García "Vikingo", Josep Rigol y Carme Melis. Itinerario evidente cuyo reclamo es el potente diedro final donde hay que dar la talla (algo expo) y asegurarlo convenientemente. El resto predominan las fisuras semiequipadas con clavos y un primer muro con varios parabolts, sobre una roca generalmente muy buena pero con pinceladas de vegetación. Llevar un juego de tascones y otro de friends hasta nº3,5. Posible descenso en rapel por la misma vía. Poco repetida pero muy interesante.

7- Vía Prima (210 m. ED inf). 1ª asc.: 24-I-89 por Joan Martí, Josep Rigol, Xavier Barrachina y Toni García. La vía más repetida del Roget por su estética línea y elegantes pasajes. Semiequipada con clavos y parabolts en los tramos claves. Sin lugar a dudas destacan sus dos últimos largos como lo más bello y difícil del itinerario. Dificultad máxima obligada: V+/A0. Descenso en rapel por la misma vía. Llevar el juego de fisureros y el de friends hasta el nº3,5. Imprescindible.

8- Vía El lujo de la miseria (240 m. ED/A2+). 1ª asc.: 14-X-95 por Xavi Cullell y Armand Ballart. Una de las líneas más atrevidas de la muralla por su aéreo recorrido y dificultad obligada. Prácticamente equipada con parabolts y clavos, salvo la bavaresa invertida del L5 y un tramo del desplome donde hay que estirarse de verdad para colocar los fisureros en su sitio. Inicio en común con la vía Carnestoltes con la que comparte los dos primeros largos y unos pasos a la entrada de la R4. Llevar un buen juego de fisureros y un gancho. Roca excelente y largos del todo variados. Muy interesante aunque exigente.

9- Vía Carnestoltes (250 m. MD+/Ae). 1ª asc.: abril-89 por Joan Martí, Toni García, Melchor, Xavier Barrachina y Josep Batlle. De las mismas características que la vía anterior pero algo más asequible y sobre todo más equipada. Escalada en roca excelente, bonita y con buen ambiente, prácticamente equipada con parabolts y pitones. Máximo obligado: V+/Ae. Tiradas muy variadas con una primera mitad tumbada, y una segunda muy monolítica con posibilidades de forzar mucho grado. Llevar los friends medianos. Muy recomendable.

10- Vía El desplom del Palancó (230 m. MD+/Ae). 1ª asc.: 9-V-99 por Jordi Camprubí y Remi Brescó. Situada inmediatamente a la derecha de la Carnestoltes, esta ruta descubre lo más aéreo del Roget mediante una escalada bastante equipada en conjunto, salvo en todo lo alto donde hay que emplearse a fondo después de superar la barrera de techos característica. Para ello serán muy útiles los fisureros y un buen juego de friends hasta el nº4. Exigente en artificial. Pocas repeticiones.

11- Vía Dorian (240 m. ED inf). 1ª asc.: 31-III-91 por Xavi Cullell y Armand Ballart. Itinerario un poco salvaje pero evidente, a la caza de una chimenea característica en lo alto de la pared, cuya traca final consiste en acertar en diagonal un sorprendente muro de salida (tirada clave). En todo el recorrido solo encontraremos algún espit de consolación y varios puentes de roca. Para posibles repeticiones serán muy útiles 4 clavos variados y los fisureros. Roca buena en conjunto. Para coleccionistas.

12- Vía Paul Preuss (350 m. MDº). 1ª asc.: 21-V-91 por Armand Ballart en solitario. Itinerario de aventura que aprovecha lo más lógico y significativo de la pirámide oriental del Roget. Tras un zócalo colmado de vegetación, la vía transcurre por una serie de fisuras que llevan al pie de una chimenea característica situada en el centro del escenario. La tirada clave consiste en abandonar la pequeña aguja por un bonito muro en diagonal ascendente, hasta alcanzar un terreno más asequible y llegar a la cima principal. Para repetirla serán necesarios unos 4 clavos variados y los fisureros. Roca buena.



DATOS DE INTERÉS

- El refugio Estasen será la base de ascensiones de la muralla norte ofreciendo un esmerado servicio de cocina y pernocta con capacidad de 80 personas. En él dispondremos además de toda la información, zona “Wifi” para internautas, y hospitalidad durante los doce meses del año. No se permite la acampada en todo el macizo. Para contactar con el guarda llamar al tel.: 608315312.
- Existen varios campings bien acondicionados a pocos kms. antes de llegar al pueblo de Saldes. Para más información sobre apertura y reservas al tel.: (93) 8227534.
- Para los más exigentes está el Hostal del Pedraforca, cerca de Saldes, con una espléndida panorámica de la montaña. Tel.: (93) 8227441. Tenemos, además, el Hostal Cal General (93-8258054), y la casa de turismo rural "Cal Xic" (93-8258081).
- Para comprar comestibles o repostar combustible, el pueblo de Saldes es la alternativa más cercana a la montaña.


CONSEJOS
  
- Aún en pleno verano conviene llevar ropa de abrigo, las horas de sol son considerables pero sin él el frio se hace notar. Las escaladas se efectúan a unos 2000 m. de altura y los cambios son imprevisibles en pocas horas.
- Llevar calzado resistente para la aproximación y el descenso ya que las largas pedreras abundan por todo el macizo.
- Si ha llovido generosamente las paredes precipitan muchos regueros por lo que será difícil encontrar un recorrido totalmente seco. Pese a ello la roca es muy adherente, se seca rápido y podemos realizar cualquier itinerario fácil sin problemas.
- Llevar casco será la mejor medida de prevención a la caída de piedras que en estas paredes son frecuentes, tanto por el descuido de escaladores como por la habitual fauna que se pasea por la muralla (rebecos).


Textos : Armand Ballart  (Octubre 2010)